FUNDACIÓN ALTO AL SILENCIO

Conoce la historia de este movimiento

F A S_edited.jpg

La Fundación Alto Al Silencio fue fundada en el 2013 pero no comenzó ese año con esta misión. A los 14 años Ada Alvarez Conde, participó de un internado en un periódico escolar explorando su interés por el periodismo. Al ser asignada un reportaje sobre violencia doméstica y si afectaba a los jóvenes, descubrió que ella era víctima de violencia en el noviazgo. A los 15 años tuvo que recurrir al tribunal para buscar una orden de protección por acecho. Su experiencia haciendo el reportaje, incluyendo entrevistas a mujeres en un albergue, así como su experiencia personal, la inspiraron a publicar un libro: Lo que no dije. El libro la convirtió en la novelista más joven de Puerto Rico y con eso, comenzaron a invitarla para dar charlas en las escuelas, que inevitablemente incluían su testimonio.


Poco después fue galardonada el Premio Sor Isolina Ferré en el 2007. Estudió periodismo en la UPR de Riío PIedras con una Certificación en Estudios de Mujer y Género. Su tesis de maestría, de FIU en Miami, fue sobre el caso de Chris Brown y Rihanna de violencia en el noviazgo y cómo esto afectó la política pública. Llegó a presentar sus trabajos sobre violencia en el noviazgo en República Dominicana, México, Tailandia, Estados Unidos y dio adiestramientos sobre este tema en la Organización Panamericana de la Salud y la National Coalition Against Domestic VIolence (NCADV), la entidad nacional dedicada a combatir la violencia doméstica. 


 Volvió a Puerto Rico para hacer su doctorado y en el 2013, hizo una campaña para nombrar  Febrero como el Mes de Prevención y Alerta de VIolencia en el Noviazgo. Propuso además un remedio legal para levantar estadísticas de violencia en el noviazgo y permitir que las víctimas pudieran pedir una orden de protección por violencia (emocional, física y sexual) y no por acecho, como lo hizo de adolescente, con todos los retos que eso implicaba. Ahí tomó la decisión de registrar la fundación. 


El proyecto sobre el mes de febrero se convirtió en la Ley Núm. 89 del 2015 y esta ordena al Departamento de Educación, la Oficina de la Procuradora de las Mujeres y las entidades correspondientes adicionales gubernamentales o sin fines de lucro, que ese mes hagan campañas educativas. 

Luego de su aprobación por varios años hubo desconocimiento y pocas campañas, pasó el huracán María y no se hizo de forma nacional la campaña. Entonces nacieron los promotores de paz. La idea de Ada era entrenar personas para dar charlas en Puerto Rico, algo que había realizado en otros lugares, para otorgar 78 charlas en el mes de febrero del 2019. Con un total de 100 voluntarios, en el 2019, se otorgaron un total de 289 charlas en los 78 municipios, para un total de 14,769 jóvenes impactados en un solo mes.  Desde entonces, el proyecto continua y la Fundación Alto al Silencio es la gestora principal de los esfuerzos del mes de febrero. Aunque se otorgan charlas todo el año, el mes de febrero es especial para hacer el esfuerzo de aclamar, igual que se hace federalmente, que el mes de febrero se conoce como el mes del amor, pero que todos merecemos relaciones saludables. 

La Fundación Alto Al Silencio es la única organización creada en Puerto RIco y América Latina para atender la violencia en el noviazgo específicamente. Se dedica, además de ofrecer charlas en escuelas, universidades, organizaciones u iglesias, a recopilar todo lo que hay de violencia en el noviazgo en Puerto Rico y el mundo. 

Te exhortamos a que nos sigas en las redes y seas parte de un movimiento que quiere paz en las relaciones y reclama que atendamos la prevención de la violencia. 

¡Contamos contigo!

Contact